You are here

PopDigest

Buenas razones para invertir en salud

El elevado costo económico de las desigualdades en salud en la Unión Europea
Copyright: PictureP.

El estado de salud se distribuye de manera muy desigual en la sociedad, lo que significa que las personas con menores niveles de educación, ocupación o ingresos, tienden a tener unas tasas de morbilidad y mortalidad sistemáticamente superiores. No cabe duda de que dichas desigualdades en materia de salud producen costes económicos, pero ¿cuál es su magnitud? El equipo liderado por Johan Mackenbach, de la Universidad Erasmo de Róterdam, presenta los primeros datos para la Unión Europea.

 

Una mejor posición socioeconómica para todos

Al debatir acerca de las oportunidades para reducir las desigualdades en salud, la mayoría de los análisis concluyen que las políticas deberían seguir un claro objetivo: “nivelar hacia arriba”. Es decir, reducir las tasas de morbilidad y mortalidad de los grupos socioeconómicos más bajos equiparándolas al nivel de los grupos más favorecidos de la sociedad. Los autores compararon la situación actual en los países europeos con un escenario hipotético en el que todos tendrían el estatus sanitario correspondiente a una posición socioeconómica alta. De esta manera, estimaron cuántos casos de muertes prematuras y de muertes asociadas a la mala salud son atribuibles a las desigualdades sanitarias. En un segundo paso, los autores calcularon algunos de los efectos económicos derivados de dichas pérdidas de salud.

 

Los años de vida perdidos por las desigualdades en salud

En la Unión Europea, el número de defunciones atribuibles a las desigualdades en salud se eleva a más de 700.000 muertes anuales. Esta es la diferencia entre los 4,6 millones de defunciones totales que se producen actualmente cada año en la UE25 y los 3,9 millones que se producirían en un posible escenario de “nivelación  hacia arriba”. Bajo el supuesto de que anualmente se pierden de media alrededor de 16 años por cada defunción, el número de años de vida perdidos debido a las desigualdades en salud sería de alrededor de 11,3 millones. Con respecto a la morbilidad, Mackenbach y sus colegas estiman que el número de personas que considera su salud “por debajo de buena” podría reducirse en 33 millones si se mejorase el estado de salud de todos los europeos hasta el nivel medio de las personas con un nivel educativo más alto. 

 

El impacto de las desigualdades en salud en la economía y el bienestar

Las personas que declaran una “buena” o “muy buena” salud tienen unos ingresos aproximadamente cuatro veces más altos que aquellas con “mala” y “muy mala” salud (Figura 1). Lo anterior se explica principalmente por su menor participación laboral: la probabilidad de formar parte de la fuerza laboral es alrededor de dos veces menor entre las personas con una salud “muy mala” respecto a aquellas que declaran tener una salud “muy buena”.

Figura 1: Grandes diferencias en el nivel individual de ingresos en función al estado general de salud de la población.

 

¿Cuál es el coste generado cuando una parte de la población es menos productiva y se dedica en menor medida a las actividades laborales por problemas de salud? Las estimaciones de pérdidas de salud como un “bien de capital” relacionadas con la desigualdad parecen ser modestas en términos relativos (anualmente el 1,4% del PIB), aunque son considerables en términos absolutos (141 mil millones de euros).

Además, la salud contribuye directamente a la felicidad y a la satisfacción de las personas, dado que un buen estado de salud permite disfrutar tanto del trabajo como de las actividades de ocio. Valorando la salud como “bien de consumo”, se estima que el valor monetario de las pérdidas de bienestar relacionadas con la desigualdad es de 980 mil millones de euros anuales, el 9,4% del PIB.

Estas pérdidas representan el 15% del coste total del sistema de la seguridad social (por ejemplo, en prestaciones de desempleo y discapacidad) y el 20% del coste total del sistema de asistencia sanitaria (por ejemplo, en servicios médicos y hospitalarios).

Los autores señalan que estas estimaciones representan únicamente valores anuales. Por lo tanto, mientras persistan las desigualdades en el estado de salud, las pérdidas seguirán acumulándose a lo largo de los años. A pesar de que las estimaciones deberían verse como una primera aproximación y están rodeadas de un nivel de incertidumbre considerable, los resultados sugieren que los costes económicos de dichas desigualdades son considerables y, si se confirman en otros estudios, deberían justificar inversiones significativas en políticas e intervenciones destinadas a reducirlos.

 

 

Please note that only the English version is citable as this is the version that has been approved by the author(s). Please cite the PopDigest as: Cassens, Insa (2012): Good Arguments For Investing In Health: Economic costs of health inequalities in the European Union are substantial. PopDigest 38. Berlin: Population Europe. Available at: http://population-europe.eu/pop-digest/good-arguments-investing-health. (Date of Access)

This Population Digest has been published with financial support from the Progress Programme of the European Union in the framework of the project “Supporting a Partnership for Enhancing Europe’s Capacity to Tackle Demographic and Societal Change”.

Author(s) of the original publication: 
Writer: 
Insa Cassens